lunes, 22 de enero de 2018

LOS CONTADORES-PARTIDORES Y LOS ALBACEAS


Contador-partidor es la persona que nombras en tu testamento para que haga la Partija. Puede ser cualquiera que no sea partícipe en la herencia (es decir: que no sea legatario, usufructuario, heredero…) con la única excepción del viudo/a al que sólo le dejes el usufructo de totalidad. Actúa a petición de cualquier partícipe en la herencia, es decir que los legitimarios no pueden pedirla (782.3LEC) porque son acreedores ordinarios. El testador puede imponer su presencia. El cargo se entiende rechazado si no se acepta expresamente en los 10 días siguientes al requerimiento notarial: lo normal es hacerlo en el acto. Aunque existan personas sujetas a patria potestad, tutela o curatela, no precisa citar a sus representantes legales, ni tampoco ninguna suerte de autorización o aprobación judicial. Entre sus funciones, está la de la entrega de legados o la de liquidar la sociedad conyugal, algo que no es preciso si el contador-partidor lo es de ambos cónyuges.

El Albacea, por el contrario, es una especie de apoderado del difunto que tiene todas las facultades que este le haya conferido, además de un contenido mínimo. Puede, y lo es con frecuencia, ser un heredero o legatario; y entre las facultades más habituales está la de vender bienes para repartir su importe. En tales casos no es precisa la inscripción previa en el Registro de la Propiedad: el bien hace tránsito directo del difunto al comprador. Conviene fijar plazo y prever que sucede si no se alcanza una venta satisfactoria: podría ser una adjudicación proindiviso. ¡Ojo!, el albacea no puede comprar los bienes confiados a su cargo, por sí ni por persona interpuesta. 

Pazo de Liñares: En él nació el aviador Loriga, el del 1º vuelo Madrid-Manila y otra hazaña aun mayor: consiguió aterrizar en el Monte do Toxo de Lalín. Estos días está allí la Muestra de la Camelia, que te proporcionará una agradable escusa cultural para, a continuación, empapuzarte de Cocido en la Fiesta homónima de Lalín, a un pasito. De nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario